Poker gratis

control mano

|

poker online

  • inicio
  • favoritos
  • contacto
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate. ¿Perdiste tu email de activación?
    ¿Olvidaste tu contraseña?

Salas destacadas

 
 
Poker.com.es
Juega con resposabilidad jugarbien.es

Inicio > Tutorial de poker > Novato > Estrategias > Controlar la mano

En esta sección podrá encontrar una serie de consejos prácticos a la hora de enfrentarse a la propia dinámica del juego así como estrategias propias de cada variante de poker que le permitirán desenvolverse en este entorno con soltura.

Hay muchas formas de ganar dinero en el poker pero si hay un método básico para hacerlo es el de tener el control de las manos que se juegan. Muchos jugadores no entienden que para ser un buen jugador y sobre todo competitivo hay que tener el control de la inmensa mayoría de botes jugados. Tener el control de la mano no sólo significa tener más posibilidades de ganar sino también implica la comisión de un menor número de errores.

Lo mejor es que cuando alguien consigue tener el control de su mano estará provocando indudablemente que otros jugadores cometan errores y que el primero tenga más posibilidades de controlar sus odds en el propio juego. El control de una mano se puede adquirir de cuatro formas diferentes:

1. tener la posición

La primera de ellas consiste en tener la posición. Si ningún jugador ha tomado la iniciativa para ser el que lleve la voz cantante en la mesa, el control de la mano recae directamente sobre el jugador en posición (el último jugador al que le toca apostar). Es muy importante saber jugar en posición y no tener miedo a este tipo de posición que se ve como algo comprometido y es justamente lo contrario ya que hay grandes posibilidades de optar al bote final.

2. tomar la iniciativa con un juego agresivo

La segunda forma de tomar el control de la mano es tomando la iniciativa jugando de forma agresiva. Jugar de forma agresiva no significa jugar de forma temeraria. Son dos conceptos totalmente diferentes y nada tiene que ver el uno con el otro. El concepto diferenciador entre estas dos formas de juego es jugar con cabeza. El jugador agresivo es aquel que apuesta y aumenta antes que igualar o pasar. El que sitúa en posición agresiva en la mesa es aquel que por decreto tiene el control de su mano.

3. ser temido en la mesa de juego

No obstante, hay una tercera forma de obtener el control de la mano y es siendo temido por los participantes del juego en la mesa. Un jugador agresivo no conservará indefinidamente el control de su mano a menos que haya alguien que consiga infundir el temor suficiente como para que éste abandone su posición dominante en la mesa. Cuando un jugador consigue que los oponentes le teman tiene mucho ganado.
El hecho de infundir respeto y, mejor aún, temor es lo que diferencia a los buenos de los mediocres jugadores. No hay muchos jugadores que sean capaces de reventar una mesa de juego gracias a esta táctica pero si hay alguien que lo pueda conseguir, debe saber que estará muy cerca de convertirse en un excelente jugador de poker.

4. tener más información que el resto de jugadores

La última opción para poder adquirir el control de la mano es poseer más información que el resto de jugadores. Este tipo de perfil es el que encumbra a cualquier jugador de poker. Jugadores legendarios como Daniel Negreanu o el actual Phil Ivey destacaron o destacan por su capacidad para tener el control de su mano gracias a su enorme inteligencia para el juego del poker. Cualquier jugador puede ser agresivo e incluso temido en la mesa pero si hay algún participante en la misma que tenga las nuts no podrán competir contra él. Al fin y al cabo, lo que prima por encima de todo en este juego, mezcla de habilidad y azar, es la inteligencia.

Condiciones Legales Política de Privacidad Cookies © Poker .com.es Todos los derechos reservados