Poker gratis

tipos jugador

|

poker

  • inicio
  • favoritos
  • contacto
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate. ¿Perdiste tu email de activación?
    ¿Olvidaste tu contraseña?

Salas destacadas

 
 
Poker.com.es
Juega con resposabilidad jugarbien.es

Inicio > Tutorial de poker > Novato > Estrategias > Tipos de jugador

En esta sección podrá encontrar una serie de consejos prácticos a la hora de enfrentarse a la propia dinámica del juego así como estrategias propias de cada variante de poker que le permitirán desenvolverse en este entorno con soltura.

Para cualquier jugador es necesario conocer a los rivales a los que se tiene que enfrentar. Es una condición sine qua non poder anticiparse a los movimientos del rival para ser competitivo en cualquier mesa de juego. Desde luego, generalizar no es el mejor aprendizaje pero, desde luego, para un jugador novato se antoja absolutamente esencial. Y qué mejor que expresar las características fundamentales de cuatro tipo de jugadores de poker para poder entender las jugadas y el comportamiento que pueden llevar a cabo en cualquier partida.

Hay jugadores que se toman sus asuntos en la mesa con mucha calma, otros con gran frialdad con hermetismo casi desesperante mientras que otros tienen un comportamiento casi maníaco asumiendo riesgos innecesarios. Para poder llegar a ser buen jugador es muy importante analizar nuestra propia personalidad para poder adoptar un comportamiento general ante las manos y las cartas de poker, si bien, el mejor jugador siempre es aquel que logra adaptarse a todas las situaciones y sabe superar todos los problemas a base de tesón y comportamiento camaleónico en las mesas.

Loose - pasivo

El loose-pasivo es el típico jugador que va a casi todas las manos pre-flop y hace mucho call después del flop. Siente una verdadera necesidad de participar en el mayor número de manos posible y siente casi una enfermiza querencia a quedarse hasta los últimos instantes de la partida aunque sepa perfectamente que no ganará nada. Se podría decir que para él una buena recompensa es llegar hasta las últimas rondas pese a no optar a ningún premio.
Son considerados como los “calling stations” y son jugadores que les gusta aparentar lo que no son. Se las dan de buenos jugadores por el mero hecho de llegar casi siempre a las últimas rondas pero, realmente, aportan muy poco y, es más, la mayoría de ellos siente una casi total indiferencia por el dinero acumulado en el bote. Este tipo de jugadores son perdedores por naturaleza y suelen jugar simplemente por pasar un buen rato.
Es el típico jugador que todo el mundo quiere tener sentado a su lado para lograr desplumarlo. No obstante, si el jugador novato acostumbra a adoptar este perfil cuando se sienta en una mesa de juego debe saber que estará prácticamente regalando su dinero al resto de rivales. Lo mejor es dejar de sentir la necesidad de jugar tantas manos y, por descontado, evitar hacer calls compulsivamente. Nunca un jugador pasivo ha triunfado en el juego del poker y eso lo debe saber proyecto de jugador con poca experiencia.

Loose - agresivo

El jugador loose-agresivo es, como su propio nombre indica, el que juega de forma arrollador. Suelen subir en muchas manos y farolean con gran frecuencia. Pueden llegar a ser jugadores muy peligrosos en la modalidad de Poker Texas Hold’em sin límite ya que cuentan con muchas posibilidades de conseguir muchas fichas gracias a la agresividad que emplean en su juego. En el resto de variantes no llegan a ser una gran amenaza en particular porque las blinds no suben.
Debido a que juegan con gran agresividad siempre pueden tener la suerte de ligar alguna mano buena. Esto les permite acumular enormes cantidades de dinero en poco tiempo pero, desde luego, no es lo más habitual. Este tipo de jugadores suele perder mucho dinero en una sesión de juego y guardan bastantes similitudes con los tight-agresivos. Schoomaker defiende la teoría que los jugadores loose-agresivo buscan sentirse protagonistas y el placer de la adrenalina corriendo por sus venas.
Si hay que enfrentarse a este tipo de jugadores habrá que seguir los siguientes consejos: después del post-flop hay que bajar el listón de las jugadas ya que hay que saber que los loose-agresivo, después de esta ronda, irán con muy poco o prácticamente con nada. Es conveniente también hacer más raise que de costumbre, sobre todo después del river y tener muy presente que farolear en exceso ante este tipo de jugador puede resultar a corto plazo muy contraproducente.

Tight - pasivo

Los jugadores tight-pasivo se les conoce con el apelativo de rocas ya que se enrocan en una postura y difícilmente la abandonan. Destacan por jugar de forma pasiva o muy pasiva y casi siempre van a poquísimas manos. Sus ganancias suelen ser muy escuetas debido a que generan tan poca acción como reciben. Este tipo de jugador, al ser ampliamente de naturaleza conservadora, no ve cómo su gráfica de fichas sufre alteraciones bruscas.
Casi siempre sus ingresos describen suaves pendientes, no demasiado acusadas. Muy esporádicamente consiguen algún beneficio monetario mayor pero es algo del todo infrecuente. Los jugadores novatos que se asemejen a este tipo de jugadores deben saber que el miedo, la timidez o el conservadurismo no les va a llevar a nada, excepto a la mediocridad en la mesa de juego. Tienen que hacerse a la idea que el poker es acción y como tal exige apostar.
Cuando alguien ha de enfrentarse a algún tipo de jugador de este calibre, lo ideal es tenerlo situado a nuestra izquierda pues es sumamente fácil robarle las ciegas. Habrá que ceder siempre con cualquier agresión de este tipo de jugador, es decir, abstenerse de realizar cualquier acción comprometida cuando se cree tener una mano peor que la del jugador tigh-pasivo. Si se llega al final de la mesa y hay que mostrar cartas ante un jugador así, suele ser aconsejable hacer check en primer lugar a menos que se sepa a ciencia cierta que la mano que se posee siempre va a ser superior a la suya.

Tight - agresivo

Los jugadores tight-agresivo son los más completos que existen en una mesa de poker, por tanto, son los más complicados de batir. Estos jugadores tienen muy en cuenta tanto las probabilidades explícitas como implícitas, crean estrategias mentales constantemente, leen a la perfección las cartas de sus rivales y escogen los momentos adecuados para jugar de forma conservadora y echar faroles. Esto no significa que todos los jugadores de perfil tight-agresivo sean buenos.
Lo que significa es que para llegar a ser un buen jugador de poker hay que practicar muchísimo y desarrollar el don de la paciencia para consolidar una buena estrategia de tipo de tight-agresivo. Estos jugadores no nacen sino que se hacen y eso sólo se consigue gracias al esfuerzo personal. Los buenos jugadores de corte tight-agresivo son casi imposibles de batir por lo que lo más sensato es abandonar la mesa y no esperar a que nos desplumen de cabeza a los pies. Todo jugador principiante debe aspirar a desarrollar una excelente estrategia de tipo tight-agresivo.

Condiciones Legales Política de Privacidad Cookies © Poker .com.es Todos los derechos reservados